El Ojo Crítico de Amador Moya

Sobre mí

Me llamo Amador Moya y quiero que disfrutes del Ojo Crítico.

¿Te imaginas una sociedad en la que los ciudadanos fuésemos lo más importante?

¿Te imaginas que los políticos cumplieran lo que prometen?

Sí, ya lo sé… cuesta trabajo imaginarlo.

En realidad bastaría con que la Justicia fuese justa y que las Instituciones funcionaran adecuadamente.

Y esto, ¿como se hace?. Bueno, solo hay que aplicar la Ley a todos por igual.

Fácil, ¿no? No tanto; veras: la Ley es la única defensa del débil contra el poderoso. Si no se aplica o se hace de forma desigual, el Estado de Derecho quiebra y la ley del más fuerte se apoderará de todo.

¿Quién es el más fuerte?

De nuevo la respuesta es sencilla: mira hacia el poder, el que lo ocupe será el más fuerte en cada momento. Por este motivo, la Ley debe ser cumplida, en primer lugar, por el que manda.

He hecho muchas cosas, he desempeñado profesiones apasionantes. Mi mente es matemática y pienso que el ser humano no puede vivir sin el orden y la justicia.

Llevo toda mi vida escribiendo y cada día aprendo algo nuevo, pero creo que lo que más satisfacción me produce es decir lo que pienso. Sí, directamente y sin rodeos.

En esta sociedad ya existe suficiente hipocresía. Pongamos luz en la oscuridad, ¿me ayudas?

El Ojo Crítico es un lugar para la reflexión y para el debate. Este es tu sitio, no lo dudes.

Hablaremos del ser humano, de su comportamiento en sociedad, de su mente…

Piensa que esta carga es demasiado pesada y voy a necesitar un poco de colaboración.

Si te ha quedado alguna duda, utiliza el formulario de contacto.

También puedes suscribirte  a la página en el formulario que encontrarás al pie.

No olvides visitar mi blog o echar un vistazo a mi libro, puedes descargarte los primeros capítulos gratis.

Amador Moya

El interés público

Interés público

España lleva muchos años desangrándose por las grietas de la desunión y el enfrentamiento. No sé cuánto va a durar…
estatua de la libertad

¿Qué es la libertad?

Algunos la ceden a otros por comodidad. Incluso podríamos llegar a pensar que, en ocasiones, se convierte en una verdadera…