LibrePensador

Esta página tiene su origen en una palabra que aglutina en sí misma dos conceptos diferentes: por un lado la libertad y por el otro el pensamiento. Reflexionaremos sobre ambos.

El Ojo Crítico de Amador Moya

«Sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión no sirve de nada»  (Jose Luis Sanpedro)

«La filosofía puede enfermar a las personas.» (Aristóteles)

LA LIBERTAD DE  PENSAMIENTO.

Estos dos conceptos se encuentran íntimamente relacionados formando entre ambos una de las dos vertientes de la libertad.

Como contraposición a ella,  y también como complemento, tenemos la libertad de acción. Me refiero a que puedas ir a donde quieras o dar tu opinión cuando te parezca oportuno (siempre que no faltes al respeto a los  demás, claro está).

Este segundo tipo de libertad es el que habitualmente regulan las leyes para que se ejerza de forma adecuada.

Nuestra Constitución recoge este derecho en el artículo 17, junto al derecho a la seguridad, en una franca referencia a actuación  física, pero ¿acaso puede una ley regular el derecho a pensar libremente?

Antes de pasar al siguiente apartado, quiero que tengas muy clara una cosa: el LibrePensador no nace, sino que se hace. Es una cualidad del ser H. que se entrena. Al igual que al cuerpo, a la mente hay que cuidarla día a día. Este es el mejor lugar para ello. No lo dudes.

En qué consiste el LibrePensamiento.

Este es el concepto de libertad que me invita a escribir. No es el enfoque jurídico sino el filosófico, la libertad sin apellido ni complementos, la libertad a secas; esa de la que hablaba Saint-Exupéry, «sé que solo hay una libertad: la de pensamiento».

La libertad en este sentido, es la capacidad del ser humano para poder elegir entre las distintas opciones que se le presentan. Ser libre no tiene nada que ver con hacer lo que a cada uno le “de la gana”. Esa es una forma poco reflexiva de actuar, todo lo contrario a un actuar libre y responsable. Tampoco tiene que ver con la elección de opciones que no están a nuestro alcance o que no se nos ofrecen.

La capacidad de elegir siempre va con nosotros implícita en nuestra condición humana, pero no todos ejercitan ese derecho. A veces es realmente difícil elegir, a veces cuesta tomar una decisión, y es entonces cuando muchos seres H. renuncian a ello prefiriendo que otros de su especie decidan en su lugar.

No cabe duda de que será en ese momento cuando necesitarás la ayuda de «El Ojo Crítico». 

No dejes que otros elijan por ti.

La elección siempre entraña un riesgo a equivocarnos. No es fácil ser libres. Dice Savater que hasta el que decide no elegir, en ese mismo momento, está eligiendo. Es cierto, la decisión de no elegir también es un acto de libertad, pero su elección es la peor de todas.

Ese es el momento de ser un verdadero LibrePensador.  No tomes la peor de decisión porque ceder a otros tu más preciado bien, y con ello el dominio sobre tus decisiones, tendrá como consecuencia que ya no serás el  dueño  de tus aciertos ni de tus errores. No pienses que esa inhibición te eximirá de las responsabilidades que de ellos se deriven porque siempre serás responsables de las decisiones que los terceros, en los que has delegado, tomen por ti.

No, no siempre es fácil elegir y esto se debe al miedo al fracaso. Cuando tenemos que tomar una decisión entre dos o más opciones, lo que en realidad queremos es acertar, elegir la opción que más nos va a favorecer en el futuro.

Aún así, reflexiona, piensa libremente y decide.

Un ejemplo.

Si nos ponen delante tres billetes de lotería correspondientes a tres números distintos y nos dicen: “elige uno”, en ese momento dudaremos: “cuál será el que va a tocar”, “cual tiene más posibilidades”, “mira que si elijo este y va a tocar aquel”. La duda viene originada por el miedo a no elegir la opción correcta y equivocarnos, perdiendo así una oportunidad de convertirnos en millonarios; todo motivado por el desconocimiento de las consecuencias futuras de nuestra decisión. “Dame el que quieras”, acabaremos resolviendo evitando así tan arduo problema.

Un LibrePensador no dudaría. El futuro de esta acción no depende de tu decisión, sino del azar. Cualquiera de las tres opciones es buena. No lo dudes.

Es el miedo el que nos provoca las dudas, el que nos lleva a eludir nuestras obligaciones y a permitir que otros las asuman por nosotros sin ninguna responsabilidad a su costa.

De nuevo el futuro nos atenaza y la mente no nos deja pensar con claridad. De nuevo, preocupados por lo que ocurrirá en el futuro, no vivimos el presente sin percatarnos de que solo desde aquí podremos construir nuestro futuro, que solo si tomamos la decisión en el momento actual, evitaremos equivocarnos después.

Mira dentro de ti y encontrarás un auténtico LibrePensador.

Amador F. Moya.

Suscríbete a nuestra Newslestter

Mantenenos tus datos en privados. Lee nuestra política de privacidad en la parte inferior de la página.

Déjanos tu opinión.

el río de la vida

El río de la vida

A veces me veo a mí mismo en medio de una multitud que camina en dirección contraria a la mía y me arrastra en contra de mi voluntad mientras yo…
Ortega y Gasset

Ortega y Gasset

Ortega y Gasset es, sin duda, una de las mentes más claras del siglo XX español. Uno de esos individuos eminentes que él tanto echaba de menos en nuestra sociedad.…
la democracia en España

La Democracia en España

Esta es la realidad, queridos lectores; hay que mantener el poder, el estatus, eso que algunos dieron en llamar “la casta” y que practican más, cuanto más ascienden en la…
el estado de derecho

¿Qué es el Estado de Derecho?

El puzle es complejo, pero puede funcionar, si los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) se mantienen independientes y se controlan entre sí. De este equilibrio depende la propia existencia…
comparte en tus RRS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *