¿Qué es Suspense?

En el suspense, el lector sabe que algo terrible le va a pasar al personaje mientras éste permanece completamente ignorante de ello. 

El Ojo Crítico de Amador Moya

A. Moya

Suspense, Intriga y Misterio.

El suspense es el medio más poderoso de mantener la atención del espectador, ya sea el suspense de situación o el que incita al espectador a preguntarse: «¿Y ahora qué sucederá?»” (Alfred Hitchcock)

«El público intenta siempre anticiparse a la acción, adivinar lo que va a pasar, y le gusta decirse: «¡Ah!, ya sé lo que va a pasar ahora.» Por tanto, no sólo hay que tener esto en cuenta, sino dirigir completamente los pensamientos del espectador.»  (Alfred Hitchcock)

Qué es suspense para Alfred Hitchcock

En mi artículo sobre «qué es intriga» os anuncié que hablaríamos de lo que es suspense y, ¡aquí estamos!

En ese artículo, en el que también os hablo del misterio, ya apuntaba que las emociones son un ingrediente necesario del suspense. Yo iría un paso más allá para afirmar que es una potente herramienta para generar emociones.

Esta es la vertiente que me interesa en este artículo, la relacionada con mis novelas y con mi faceta de escritor.

El propio Hitchcock refiere que es un concepto emocional. Por este motivo, tanto el cineasta como el escritor lo buscamos sin cesar y lo utilizamos como un medio que nos permite llegar hasta el público para que se mantenga pegado a la pantalla o al papel.

De nuevo debemos referirnos a Alfred Hitchcock. Él fue el gran maestro y llegó a conocer a la perfección todos sus secretos, hasta el punto de que, con trucos muy sencillos, era capaz de crear suspense casi de cualquier acción y en cualquier momento de la película.

Libros de suspense y películas de suspense. ¿Existe alguna diferencia? ¿Acaso el suspense es diferente dependiendo del medio en el que se manifieste o de la situación que lo genere? Sigue leyendo y encontrarás la respuesta.

 

 

Hitchcock y Truffaut

El cine según Hitchcock es un libro escrito por Francois Truffaut sobre una entrevista que realizo al cineasta allá por el año 1965. El propio autor lo recoge así en el inicio:

«…es un libro del que no me considero autor, sino tan sólo iniciador o, mejor aún, provocador. Exactamente, se trata de un trabajo periodístico que comenzó al aceptar Alfred Hitchcock, cierto hermoso día (para mí fue un hermoso día), el principio de una larga entrevista de cincuenta horas.»

Resulta especialmente interesante cómo Truffaut, junto con su amigo Chabrol, conocieron al cineasta durante el invierno de 1955, en el que Alfred Hitchcock vino a trabajar a Joinville, en el Studio Saint-Maurice, para la post-sincronización de To Catch a Thief

En esta entrevista, el gran director nos habla de todas sus películas y nos descubre sus secretos que nos servirán para comprender mejor lo que es suspense.

El suspense no es sorpresa.

No descubro nada nuevo si os digo que, a veces, manejamos diferentes términos en un totum revolutum mezclando sus significados o, lo que es peor,  como si se tratara de sinónimos.

Pues bien, conviene dejar bien claro que suspense y sorpresa son dos palabras con significados diferentes que incluso podría considerarse opuestos. Hitchcock nos lo aclara poniendo un ejemplo:

“Nosotros estamos hablando, acaso hay una bomba debajo de esta mesa y nuestra conversación es muy anodina, no sucede nada especial y de repente: bum, explosión. El público queda sorprendido, …. Examinemos ahora el suspense… El público sabe que la bomba estallará a la una y sabe que es la una menos cuarto (hay un reloj en el decorado); la misma conversación anodina se vuelve de repente muy interesante porque el público participa en la escena. Tiene ganas de decir a los personajes que están en la pantalla: «No deberías contar cosas tan banales; hay una bomba debajo de la mesa y pronto va a estallar.» En el primer caso, se han ofrecido al público quince segundos de sorpresa en el momento de la explosión. En el segundo caso, le hemos ofrecido quince minutos de suspense.”

El suspense tampoco es miedo.

El maestro también pone un ejemplo gráfico de esta cuestión, relatando una escena donde se crea mucho suspense y nada tiene que ver con el miedo. Sin embargo, puede generar miedo, en tanto en cuanto el miedo es una emoción muy poderosa y ya hemos dicho que el suspense actúa como un agente que las provoca; por lo tanto, resulta evidente que puede generar miedo, aunque en sí no lo sea.

No ocurre así con las sorpresa, a pesar de que la sorpresa también es una emoción, nunca el suspense puede generar sorpresa porque, como él mismo dice, “En la forma corriente de suspense, es indispensable que el público esté perfectamente informado de los elementos en presencia. Si no, no hay suspense».  Por lo tanto, se acaba la sorpresa desde el preciso momento en que sabemos lo que va a ocurrir.

La Intriga y lo que es suspense.

De nuevo nos encontramos ante uno de esos pseudosinónimos que son utilizados a menudo para crear confusión cuando, en realidad, los conceptos a los que nos estamos refiriendo son tan diferentes que podrían llegar a entenderse como antagónicos.

El caso de la intriga es uno de ellos porque, en la intriga es el personaje el que sabe lo que va a ocurrir o lo que está ocurriendo, pero no se lo cuenta al lector o lo hace con cuentagotas, de forma parcial.

De esta manera, el lector carece de la información de lo que va a pasar o de lo que está pasando en la historia, pero desea saberlo y no le queda otro camino que imaginarlo y seguir leyendo para comprobar si está en lo cierto.

Como puedes comprobar, justo lo contrario de lo que ocurre en el caso de lo que es  suspense.

Cómo actúa el suspense en la mente del lector.

El suspense solo existe en la mente del lector o del espectador; en definitiva, en la mente del ser H.

En la realidad, se trata de tiempo transcurrido con una idea en la cabeza, pero en ese tiempo nuestra mente nos lleva por un tobogán de emociones.

De nuevo las emociones aparecen en escena, pero no todos reaccionamos de la misma manera, no todos sentimos las mismas emociones; por eso actúa de forma diferente en cada persona.

Dependerá del nivel de resistencia a la frustración de cada uno. La bomba está bajo la mesa y va a estallar, eso es seguro, pero unos se resistirán a que el protagonista muera mientras que otros lo asumirán desde el principio.

Un tercero lo verá desde un punto de vista más realista y pensará que es ficción y al final todos se salvarán.

El cine y libros de Suspense.

Volvemos a la pregunta que nos hacíamos al comienzo del artículo en la que nos cuestionábamos si la emoción es diferente en uno u otro medio.

Debo afirmar sin miedo a equivocarme que la emoción es la misma. No obstante, lo que varía será la forma de vivirla por el espectador o lector, lo mismo que variará el tiempo para generarla y apreciarla, el medio o ambiente en que se encuentre, etc.

En cualquier caso, la incertidumbre creada entre el momento en que el lector comienza a vislumbrar lo que va a pasar, y el desenlace final, supone todo un paréntesis, un camino que éste va recorriendo, conociendo y confirmando lo inevitable.

¿Es este camino diferente en uno u otro medio? Yo creo que no. Básicamente es el mismo con las matizaciones ya dichas.

No debemos olvidar que estamos trabajando con una emoción y, como tal, es completamente subjetiva; así es que, será diferente en cada persona, en cada lugar, en cada medio, en cada tiempo, etc.

Siempre será diferente, pero lo que es suspense, siempre será lo mismo y la forma de crearlo, también igual en sus fundamentos, con independencia de los medios empleados.

Conste que es una mera opinión personal, fundada, pero opinión. Tú tendrás la tuya.

El Suspense y la visión de túnel. La atención.

Este genio, que basó gran parte de su éxito en crear emociones que hicieran vibrar al espectador, sabía perfectamente lo que es suspense y como actúa para mantener la atención del espectador (recuerda la cita que te dejé al inicio).

Pero, ¿no es la atención del lector la que perseguimos los escritores de forma persistente con nuestras novelas?

Yo sí, lo confieso. Quiero que el lector lea mis historias con atención. Estoy, incluso, dispuesto a implorar su atención. ¡Pues ahí está la respuesta! 

Años después de su muerte, un investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, ha venido a darle plenamente la razón al confirmar que, ante una situación de suspense, «la atención de nuestra mente deja de atender a lo que ocurre alrededor, como si se activara una especie de «visión de túnel»”.

¿Cómo crear el suspense?

Esta es «la madre del cordero». Cómo hacerlo y hacerlo bien es lo que me ocupa y persigo cada día. La teoría es fácil, lo difícil viene después. Conocer lo que es suspense es solo el primer paso.

El suspense actúa como un imán que absorbe o atrae a la mente. Basta con poner al espectador o al lector en una situación muy comprometida, y darle el tiempo suficiente para que especule con ella y desee con todas sus fuerzas que no ocurra lo que se teme que va a ocurrir o, por el contrario, que ocurra lo que desea fervientemente, pero se teme que no va a suceder.

No es necesario que nadie muera ni crear una escena de terror.  En el suspense necesitamos tres elementos imprescindibles:

    1. Una escena o situación comprometida para uno o varios personajes.
    2. Que sea visible para el lector o espectador de modo que sepa o intuya lo que va a pasar.
    3. Que transcurra un tiempo importante entre el inicio de una escena y su desenlace. Sencillo ¿no?

El tiempo es fundamental y resulta imprescindible para que la mente del lector o espectador realice sus propios procesos y viva las emociones, pero ¡cuidado! porque el tiempo debe ser medido, debe ser el adecuado. Si es excesivo el lector se puede desenganchar de la escena, perder su atención; pero si es corto no llegará a captarla.

 

 

Hitchcock te cuenta una anécdota.

Para terminar, entre libros, suspense, intriga y otros menesteres, os dejo una anécdota extractada del mismo libro de suspense de Francois Truffaut que antes os indiqué.

En realidad es algo cotidiano que nos podría haber pasado a cualquiera, pero que explica y resume a la perfección lo que es suspense y cómo actúa en la mente de, en este caso, un espectador:

“En el estreno de Rear Window (La ventana Indiscreta), yo estaba sentado al lado de la mujer de Joseph Cotten y, en el momento en el que Grace Kelly registra la habitación del asesino y éste aparece en el pasillo, ella estaba tan inquieta que se volvió hacia su marido y le dijo: «Haz algo, haz algo.»”

Si te ha gustado el artículo, creo que ha llegado el momento de que también hagas algo. ¿Qué te parece suscríbete a la página?

Bueno, tu verás, era solo una idea… También puedes dejarme un comentario, te contestaré.

Amador Moya

Todos los derechos reservados.

Suscríbete a mi página. Te mantendré informado.

Mantenenos tus datos en privados. Lee nuestra política de privacidad en la parte inferior de la página.

Ortega y Gasset

Ortega y Gasset

Ortega y Gasset es, sin duda, una de las mentes más claras del siglo XX español. Uno de esos individuos…
comparte en tus RRS

35 respuestas

  1. I enjoy you because of every one of your work on this blog. My aunt loves making time for internet research and it’s easy to understand why. Most people hear all regarding the powerful ways you produce powerful guides by means of this web site and even attract participation from visitors on this matter then our own princess is without question starting to learn a great deal. Take advantage of the rest of the new year. You are always performing a really good job.

  2. Thanks for your marvelous posting! I genuinely enjoyed reading it, you might be a great author.
    I will remember to bookmark your blog and will eventually come back from now on. I want
    to encourage you to definitely continue your great
    posts, have a nice evening!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *