Un mundo de emociones

Solemos referirnos a las emociones como si fueran cosas que nos pertenecen, que tenemos o en las que, de una u otra forma, estamos. ¿Qué dirías si te dijera que no son nada, que ahí afuera hay todo un mundo de emociones, de volatilidad, de… nada y de todo a la vez. Pues veras: esas emociones gobiernan el ser H y a todo lo que lo rodea.

Amador Moya, un librepensador

A. Moya

«Si estás leyendo esto… felicidades, estás vivo. Si eso no es algo por lo que sonreír, que baje Dios y lo vea». Chad Sugg

«La palabra “Felicidad” perdería su sentido si no se equilibrara con tristeza». C. G. Jung

Un mundo de emociones complejas

Robert Plutchik (21 de octubre de 1927 – 29 de abril de 2006) fue un profesor emérito del Colegio Seminario Pontificio Menor y profesor adjunto de la Universidad de Florida Sur. También fue psicólogo.

En 1980 creó  la Rueda de las Emociones en la que se expone la relación que existe entre ellas de una forma muy gráfica.

Comienza con 8 emociones básicas que coloca en uno de los círculos intermedios: Miedo, tristeza, ira, alegría, sorpresa, confianza, aversión y anticipación.

Plutchik trata de clasificar todo un mundo de emociones y establece varias premisas de gran utilidad:

1- No es habitual que las emociones se preesenten solas.

2- Suelen expresarse en diferentes grados de intensidad.

3- Los estados emocionales básicos admiten ser combinados para conseguir la formación de nuevas emociones más complejas.

Estas premisas se reflejan en la rueda de la derecha de la siguiente forma:

  • La relación entre cada una de las parejas de emociones básicas  vecinas da como resultado otras 8 emociones avanzadas o complejas: Amor, desprecio, optimismo, sumisión, susto, decepción, remordimiento y alevosía.
  • La fuerza de los colores en la ruleta representan la intensidad, cuanto más cercana sea la emoción al núcleo, mayor será la  intensidad de la emoción y del color y mayores las probabilidades de actuar conforme a ella.

La flor que las representa

Un mundo de emociones

Los cuatro ejes de oposición:

  • Alegría – tristeza
  • Anticipación (esperanza) – sorpresa
  • Asco (aversión) – confianza (aceptación)
  • Ira – miedo
 
La mala noticia es que  partir de aquí un mundo de emociones se abre ante los ojos por las múltiples combinaciones.
 

“Es la combinación entre el talento razonable y la capacidad de perseverar ante el fracaso lo que conduce al éxito.” Daniel Goleman.

Un mundo de emociones y el PNL

La inteligencia resulta imposible de definir. Nos encontramos ante un concepto subjetivo y cada uno tenemos el nuestro, pero todos la queremos y estamos seguros de que habita en nuestra cabeza; aunque Ortega y Gasset, que era realmente inteligente, decía que era problemática porque nunca se sabía si la tienes o no la tienes.

Job, el máximo exponente de la paciencia, también la buscaba y parece ser que solía preguntar a sus visitantes si conocían algún lugar del mundo donde se pudiera encontrar. 

Después vino el término «Inteligencia emocional» y, ya a comienzos del siglo pasado, Edward L. Thorndike hablaba de este nuevo concepto. 

Pero no fue hasta la publicación del libro La Inteligencia Emocional (1995) de Daniel Goleman, que el término adquirió popularidad. Luego, Goleman sacó otro libro referido al mundo de la empresa y otros siguieron el camino con nuevas investigaciones, aunque él sigue siendo un referente.

Así pues, hoy día, nadie duda que el mundo de las emociones se encuentra directamente ligado a la inteligencia, como tampoco se pone en duda la existencia de varios tipos de inteligencia; de ahí los términos: «inteligencia emocional» e «inteligencias múltiples».

El PNL es un  método, una técnica que nos permite desarrollar, gestionar o identificar las emociones. Sus siglas significan, Programación NeuroLinguista, surge en los años sesenta del siglo pasado y el propio Goleman se refiere a él. Algunos piensan que es el mejor sistema para enfrentarnos con éxito a nuestras emociones, yo también lo creo, pero prefiero mantenerme alejado de este debate.

 

La niña salta impulsada por un mundo de emociones

«El arte de las relaciones se basa, en buena medida, en la habilidad para relacionarnos adecuadamente con las emociones ajenas». Daniel Goleman

Las emociones no son buenas ni malas

Habitualmente hablamos de un mundo de emociones como si fueran algo que anda por ahí. Yo mismo las he definido en la ficción como unos personajillos traviesos que invaden mi ser alterando y animando mi existencia. Se habla sobre si  hay que reprimirlas, liberarlas, compartirlas, guardarlas…, pero ¿qué son las emociones?

Una emoción no es nada. Es el nombre que le asignamos a unas respuestas fisiológicas que se generan en nuestro cuerpo ante un estímulo externo.

Visto así parece sencillo. Podríamos ponerlo en un libro y todos tendríamos claro a lo que atenernos: a tal estímulo, tal respuesta. ¡Qué aburrido! ¿no?

Un mundo de emociones es en realidad un conjunto de sensaciones que percibimos. No son “cosas” que tenemos, solo son etiquetas que nos permiten referirnos a ellas: amor, odio, alegría tristeza… son un conjunto de sensaciones que experimentamos ante determinados estímulos que percibimos por nuestros sentidos.

Aquí es dónde se complica todo porque nadie percibe un estímulo de la misma forma que otros, nadie reacciona de la misma manera. Sí, el estímulo es el mismo, pero cada ser H lo interpreta de una forma diferente.

Una persona puede encontrarse ante un precipicio perseguido por varios hombres armados y no sentir miedo, mientras que otra ve una araña o un ratón y se queda paralizada por el pánico.

Un hombre se enamora de la sugerente sonrisa de una mujer, mientras otro pasa a su lado sin ni siquiera verla.

Alguien puede decir: «Tengo miedo», cuando sería más correcto decir que el miedo te tiene a ti.

Ni siquiera tratándose del mismo ser H podemos garantizar que sienta la misma emoción ante el mismo estímulo, con solo media hora de diferencia.

Este mundo de emociones es lo que hace que la vida sea tan interesante a pesar de los estereotipos muy marcados que existen en la sociedad. Esto es lo que hace que la vida sea irrepetible y que el avance solo pueda ser en una dirección: hacia adelante.

Amador Moya.

Todos los derechos reservados.

Suscríbete a mi página. Te mantendré informado.

No recibirás más de un correo/semana y podrás darte de baja cuando lo desees.

Mantenenos tus datos en privados. Lee nuestra política de privacidad en la parte inferior de la página.
allan-poe-cuentos.jpg

Allan Poe

¿Locura del genio o la genialidad del loco? Allan Poe. Descubre los orígenes de la Novel Negra. Dominio del lenguaje…
emociones con música

Emociones con música

Emociónate. Déjate llevar por la música de las palabras. Hablar de las emociones que nos embargan y hacerlo con humor,…
librepensamiento

Libertad de pensamiento

La libertad de pensamiento es una cualidad del ser H. que se entrena. El Librepensador no nace, sino que se…